SER RESPONSABLES O CULPABLES


“Con facilidad podemos perdonar a un niño que teme la oscuridad .Que un adulto tema la luz, es la verdadera tragedia de la vida “

                                       Platón

Existe un poder al interior de cada uno de nosotros, capaz de orientarnos hacia la salud y hasta nos puede ofrecer prosperidad de todo tipo.

 Lo único que nos exige, es que para obtener estas cosas, debemos creer que son posibles y estar dispuestos a desechar de nuestra mente, los hábitos indeseables adquiridos hasta hoy.

 Aceptar que nuestra mente está conectada con la mente única e infinita que nos acompaña, es el primer paso para lograr que todo el conocimiento y la sabiduría estén siempre a nuestra disposición.

 Este poder Universal ama a todas sus criaturas, que son su creación y tiene un solo objetivo, nuestro bienestar y para esto, lo dirige todo en nuestra vida.

El es puro amor, libertad, entendimiento y comprensión, no sabe odiar, mentir, ni castigar.

 De modo que es necesario que comprendamos que podemos emplear este poder de cualquier forma, por ejemplo, si elegimos vivir en el pasado y recordar  las circunstancias negativas  experimentadas, nos estancamos.

En cambio, si elegimos no ser víctima del pasado, contaremos con el apoyo de ese poder interior y empezaremos a tener experiencias nuevas y más felices.

De modo que, depende de cómo empleamos ese poder, sabia, o equivocadamente y nuestra vida tendrá un final feliz o complicado.

 Gracias a nuestros pensamientos y sentimientos, contribuimos a crear una situación, buena o mala, de nuestra vida.

Sin embargo, esto no quiere decir que somos culpables de las cosas que van mal en nuestra vida, pues, hay una diferencia entre ser responsables y sentirnos culpables.

Ser responsable, es tener el poder para cambiar las cosas que nos afectan o cambiar nosotros, dejando atrás algo que nos incomoda, como nuestra intolerancia, por ejemplo.

 Si ocupamos nuestro tiempo echándole la culpa a los demás de lo que nos pasa, regalamos nuestro poder y si escogemos el papel de víctima, quiere decir que usamos nuestro poder para  ser impotentes.

En cambio, si usamos nuestros problemas o enfermedades como oportunidades para cambiar nuestra vida, tenemos poder interior y por tanto, será más fácil que nuestros ideales se cumplan.

Según lo experimentado por personas que han pasado por enfermedades terribles, dicen que eso fue lo más maravilloso que les sucedió, porque empezaron una vida nueva.

Para aquellas personas cuya frase preferida es, pobre de mí ¡ayúdame ¡será difícil ayudarlos, pues, en el fondo no quieren salir de su situación y les agrada la dependencia, no quieren ser responsables de sí mismos.

De modo que, la responsabilidad es nuestra capacidad de reaccionar ante una situación y eso es poder, podemos decirnos ¿qué puedo hacer para que esto sea diferente?

Todos tenemos este poder personal  y depende de cómo lo usamos, sea para superar las heridas del pasado, para lograr un ideal y mejorar nuestra autoestima.

 Muchos de nosotros procedemos de hogares problemáticos, llamados disfuncionales, arrastrando  sentimientos negativos sobre nosotros mismos y con la vida.

Muchos han tenido que superar la violencia, el abuso sexual, hambre y los niños en esta etapa, son sensibles a la atmosfera mental y emocional de los adultos que  les rodea.

Cuando tu antigua forma de pensar intente dominarte diciéndote: “Es muy difícil cambiar”, dile a tu mente “elijo creer que es fácil cambiar “.

Perdona y perdónate por todo el pasado que te atormenta, luego, libéralo con amor y da gracias que todo esto te ha conducido a este nuevo conocimiento, donde eres tu quien gobierna tu mente y el yo supremo tiene el mando de todo y lo hace con amor.

Si logras aplicar todo esto a tu vida, lograras ser autentico, es decir, que hayas logrado conocerte y expresarlo de veras, lo cual te hace genuino y real .De modo que:

           ¡Solo la verdad nos hará libres ¡

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)

  1. No hay trackbacks